Ana Sánchez García

Azurea e-mobility

Soluciones de movilidad eléctrica para particulares y empresas

El 50% de las emisiones de CO2 en Zaragoza son originadas por desplazamientos en vehículo privado y el transporte de mercancías. En gran medida estamos quemando petróleo para “mover coches no personas”. Un coche de combustión contamina 18 veces más que una moto eléctrica. Una moto de combustión 6 veces más. ¿Y si repensamos el modelo de movilidad personal en nuestras ciudades?

 

A pesar de que las ciudades tan sólo ocupan un 3% de la superficie total del planeta, más de la mitad de la población mundial -un 75% en el caso de Europa- somos responsables de casi el 75% de las emisiones de CO2 a nivel mundial.

¿Por qué? Porque las urbes somos grandes consumidoras de energía; consumimos el 65% de la energía total de todo el planeta y, desgraciadamente, un 88% de la misma proviene de combustibles fósiles no renovables.

Los dos sectores de actividad más consumidores de energía en las ciudades son la edificación y el transporte rodado.  En el primero se incluyen los edificios residenciales y servicios (calefacción, agua caliente, electrodomésticos, etc.). El sector del transporte está ampliamente dominado por el consumo de productos petrolíferos (95% del total).

Según el IDAE el transporte es el sector que más energía consume, con un 40% del total nacional. Sólo el coche privado supone el 15% de toda la energía final consumida en España.

Es evidente que uno de los principales objetivos necesarios para lograr la transición energética de nuestras ciudades es descarbonizar la movilidad. Esto supone encontrar un modelo que combine los modos de transporte más sostenibles, como caminar, la bicicleta y un transporte público colectivo 100% eléctrico con nuevas formas de micromovilidad o movilidad personal eléctrica como los patinetes, bicicletas y motocicletas eléctricas, dejando para usos familiares, interurbanos y profesionales la utilización de vehículos eléctricos de mayor tamaño y autonomía.

 

¿Cuál es la situación en Zaragoza?

Zaragoza es una de las 100 ciudades europeas elegidas por la comisión europea para ser climáticamente neutras en 2030. La capital aragonesa tiene como objetivo adelantar la neutralidad de emisiones 20 años con respecto al resto de Europa.

En este sentido, la ciudad está haciendo un gran trabajo impulsando acciones en la movilidad para disminuir las emisiones de CO2. Así, el transporte en Zaragoza supone solo un 25% del total de emisiones de CO2 en la ciudad, frente a la media nacional que se sitúa entre el 35 y el 40%.

Zaragoza es una de las ciudades de España que más población concentra en la capital respecto a su área metropolitana, que sólo supone un 10% del total. Según una encuesta de movilidad metropolitana realizada en 2007 más del 50% de los trayectos en Zaragoza se realizaban caminando y en bicicleta, mientras que el transporte público representaba un 17,5% y el transporte privado casi un 26% de los desplazamientos.

Según un estudio realizado por el consistorio municipal durante el confinamiento debido al COVID, el 50% de las emisiones del transporte son debidas al transporte público. Esto quiere decir que el 50% es originado por los desplazamientos en vehículo privado y los desplazamientos de reparto de mercancías en la ciudad.

En Zaragoza capital hay 684.686 personas. En 2020 había censados algo más de 240.000 vehículos; es decir, uno de cada tres habitantes tiene un coche. Según los datos de una macroencuesta de movilidad tres de cada cuatro coches que circulan por la ciudad de Zaragoza sólo “transportan” a un ocupante, es decir, la ocupación media de los coches de 1,4.

 

¿Somos conscientes de lo contaminante que es el modelo actual de movilidad?

Si analizamos el peso medio de una persona de 70 kg con respecto al peso de un automóvil, unos 1000 kg, estaremos de acuerdo en que estamos “quemando petróleo” para mover vehículos no personas. Nos hemos acostumbrado a movernos en vehículos que tienen un peso y volumen desproporcionado a las necesidades reales de movilidad.

Esta diferencia no es tan acusada en desplazamientos de reparto de mercancías, pero cada vez hay más opciones de movilidad eléctrica, como motos, triciclos y cuadriciclos capaces de transportar volúmenes de entre 350 y 3400 litros.

Desde Azurea e-mobility creemos que tiene que haber un cambio de mentalidad en lo que respecta a la movilidad personal y profesional en la ciudad. Según el Barómetro de Cultura Ecológica de Metroscopia, una gran parte de la sociedad española (77%) es consciente de que cada vez que utilizamos carbón, gasóleo o gas estamos contribuyendo probablemente al cambio climático. Sin embargo, personal y profesionalmente nos cuesta dar el paso a la hora de cambiar nuestros hábitos.

No puedo dejar de pensar en que, en 30 años, cuando nuestros hijos y nietos miren hacia atrás, nos verán como verdaderos trogloditas, usando vehículos tan contaminantes para cubrir nuestras necesidades de movilidad, cuando ya podemos comenzar a usar otro tipo de vehículos mucho más sostenibles.

La ciudad ha de transformarse más pronto que tarde en un espacio de convivencia de transporte público eléctrico con vehículos de movilidad eléctrica cada vez más pequeños y sostenibles, más ajustados a nuestras necesidades de desplazamiento, como nanocars, motos y bicicletas eléctricas o patinetes, aumentando la seguridad mediante el uso obligatorio de cascos y sistemas de visibilidad.

Desde Azurea emobility queremos ser parte de este nuevo modelo de movilidad en las ciudades. ¿Y tú, te sumas a electrificar tu movilidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.